Roles Familiares:


Pauta de conducta que asume cada miembro de la familia. La familia es un grupo y como tal se manifiestan en ella los fenómenos que se producen en todos los grupos.

Los miembros de una familia se interrelacionan, en general, con vínculos afectivos, cálidos e informales. Comparten una historia común y el sentimiento de pertenencia a ese grupo.

Los roles familiares se establecen en función del parentesco y cuando los roles no se cumplen, de acuerdo a las expectativas de rol que existen en el medio en que viven, se producen serios conflictos. El desequilibrio familiar que crea la conducta no esperada de uno de sus miembros, lo trata de restablecer otro de ellos con el fin de mantener la cohesión del grupo. Inevitablemente, siempre que se produce la ausencia de uno de los miembros de un grupo familiar, ésta tiende a ser reemplazada por otro de ellos, quien trata de asumir el rol vacante. Estas situaciones son fuente de conflictos, sin embargo, se puede ejercer la función del miembro faltante, sin asumir su rol, sino ejerciendo el nuevo rol de sustituto, que no es el mismo. El ausente no puede nunca ser reemplazado, ni siquiera por alguien fuera del grupo familiar. Por ejemplo, si muere el padre, puede ocupar su lugar un padrastro, pero el rol del mismo será distinto al del padre. Cumplir los roles familiares en forma creativa, pero respetando las expectativas que existen en un contexto social dado, disminuye notablemente la posibilidad de conflictos. En caso de divorcio, lo que más afecta a los hijos, no es principalmente la separación de sus padres, sino el cambio en el ejercicio de sus roles; porque adoptan comportamientos no esperados en función de la nueva situación creada, muchas veces motivados por el resentimiento o la culpa, desequilibrando la armonía deseada.